Productos de la Tierra

La columna vertebral de Galicia es su despensa.

Sobre ella se establece un universo cultural rebosante de sensaciones, aromas, sabores y colores.
Galicia está teñida del verde intenso de sus grelos y berzas, del rojo del pimentón y de sus centollos,
del amarillo de sus patatas y quesos, y del negro de su licor café. La gran consistencia de la gastronomía
tradicional, claro ejemplo de una cultura muy viva que ha logrado, con esmero, congregar la evolución
propia de cada tiempo. Los pescados nacidos y criados en sus amplios kilómetros de costa (incluyendo sus famosas Rías) aportan la frescura del mar. Los mariscos, cuales buques acorazados de una cocina vistosa y llamativa. Las carnes de la Galicia interior añaden su gusto al vigor de esta tierra. Así es Galicia, un territorio bendecido (más allá del Apóstol Santiago) por una despensa abundante en vinos, verduras, carnes, quesos, pescados y mariscos, entre otros. Asimismo, los últimos años han supuesto el despegue de la agricultura ecológica y de otros cultivos vegetales como la castaña, los grelos o los pimientos.

Mariscos
La riqueza del ecosistema de sus costas permite asegurar la calidad de los mariscos, bandera de la
gastronomía gallega. Galicia es mundialmente conocida por la calidad de los mismos. Esto se debe al lugar donde se crían y comen, las Rías Gallegas, caracterizadas por estar cargadas de nutrientes de
alta calidad y en gran cantidad, además de unas aguas frías no cristalinas pero limpias. Hay muchas
especies para destacar, pero entre los más famosas encontramos el percebe, la centolla, nécora, camarón, bogavante azul, almeja, mejillones, vieira, berberechos, navajas, ostras, zamburiñas, cigalas, pulpo y langosta, entre otros.

Ternera Gallega
La carne de vacuno gallego está a un nivel de calidad que se sustenta en una cría tradicional en el
campo gallego de verdes y suaves praderas, base de los pastos para la ganadería.
Es una carne que guarda un equilibrio entre su contenido graso y muscular, muy tierna, de gran
suculencia y textura suave. El músculo es de grano fino y de consistencia firme, y el color se gradúa
desde el rosa claro hasta el rojo suave. En definitiva, es una carne para paladares exquisitos y exigentes,
que buscan sensaciones únicas y especiales en una carne de vacuno.
El lacón es otro de los productos gallegos derivado del cerdo que está en auge. Procede de las extremidades delanteras del animal y, principalmente, se comercializa el de las razas Celta, Large White, Landrace, Duroc y de sus cruces entre sí.

Una carne de color rosa a rojizo, con resistencia media al corte, con grasa parcialmente infiltrada en
ella. El aroma es suave, agradable, exento de rancio y de olores extraños y el sabor poco salado, de
impresión suave, untuoso y con cierta intensidad. En definitiva, es una carne para paladares exquisitos y exigentes, que buscan sensaciones únicas y especiales en una carne de vacuno.

Miel
Un producto natural y fresco que se produce de forma artesanal desde hace cientos de años. Galicia goza de un clima especialmente benigno con abundante lluvia a lo largo de todo el año. Estos factores, además de las características especiales de un suelo granítico y de la influencia de los vientos y los aires marinos, dan lugar a una flora rica y variada, que permite tanto la producción de miel monofloral como la de un abanico de miel de milflores. Los colmenares gallegos son pequeños y se dejan mimar con esmero por el apicultor. Se consigue así la calidad óptima en los procesos de extracción y envasado de producto. Una miel de textura líquida, de olor y sabor intensos, con ningún tratamiento térmico ni químico.

Aguardientes y licores
La elaboración de destilados vínicos de Galicia tiene una larga historia de origen incierto sobre la que
la tradición popular fue añadiendo interpretaciones que explicasen la estrecha relación del pueblo con el
aguardiente y sus derivados.
Si nos sentamos en una mesa gallega y las comidas se alargan, es imposible obviar sus aguardientes y licores llenos de matices, personalidad y elaborados, en su mayoría, con uva de albariño. Los aguardientes, elaborados a partir de bagazos de vino recogidos en los viñedos, poseen un aroma y sabor intenso, fino y delicado, propio de la materia prima de la que procede.
El Orujo de Galicia es la bebida espirituosa elaborada mediante fermentación y destilación de orujos y lías obtenidos a partir de uvas cosechadas.
Entre los más conocidos y destacados encontramos el licor café, aguardiente blanco, aguardiente de hierbas, aguardiente tostada y crema de orujo.

Quesos
El queso es un manjar vivo, que se transforma con el tiempo y cuyo sabor y textura varía dependiendo del momento en que se consuma. En un buen aperitivo gallego, nunca faltará un buen trozo de queso. Galicia puede presumir de sus quesos dado que, junto con Asturias, es la comunidad autónoma que posee un mayor número de variantes reconocidos además, por su calidad.
Su pedigrí emana de sus suelos, nace de su hermoso paisaje verde y fértil, que acoge y alimenta sus vacas frisonas, pardas alpinas, rubias gallegas, que suministran una leche de primerísima calidad.
Entre los clasificados, cuatro de ellos han conseguido obtener el reconocimiento de Denominación de Origen Protegida: queso de San Simón, queso de Tetilla, queso de Arzúa-Ulloa y el queso de Cebreiro.

Pescados
Galicia es la nevera pesquera española por excelencia, dado que es la segunda Comunidad Autónoma
con más kilómetros de costa que, además, cuenta con 63 lonjas que se suceden por sus puertos pesqueros en una cascada horaria que permite ofertar prácticamente las 24 horas del día pescado
recién descargado. El Atlántico en estas latitudes, fomenta un ecosistema único que abastece a mercados gastronómicos internacionales.


En los puertos gallegos se descarga una variedad de especies, tanto de altura como de bajura, que han
universalizado sus productos del mar.
Pescados de diferentes variedades, tanto de mar como de río, y una potente flota pesquera que surte de materia prima excepcional no solo a las pescaderías de todo el país sino también a la gran industria conservera.
Destacamos el sargo, la lubina, el salmonete, la sardina, el San Martiño, el mero, la merluza, el besugo, el rodaballo, el lenguado, el abadejo y la xouba (sardinas pequeñas), y pescados de agua dulce como la lamprea y la trucha; referencias y manjares de la mesa gallega.

Pimiento de Herbón
Una de sus características organolépticas más destacadas se refiere a que no todos los frutos presentan
sabor picante, sino que éste aparece ocasionalmente: os pementos de Padrón uns pican e outros non.
Se considera un habitual de la cocina gallega. De bocado, sabroso, picante o dulzón, acompaña bien a la tortilla, los pescados y las carnes. El nombre de la denominación, “Herbón”, es el topónimo de la parroquia del ayuntamiento de Padrón en la que se ubica el monasterio al que se vincula la introducción de este producto procedente de América en el Siglo XVII. Su cosecha debe de ser de mayo a octubre y el punto álgido para consumirlo es el verano.

cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail